Multa por saltarse un STOP

Saltarse una señal de STOP es una infracción grave que se sanciona con una multa de 200€ y retirada de 4 puntos del permiso de conducir. No respetar una señal se STOP provoca numerosos accidentes graves cada año, por ello DGT ha instalado cámaras de vídeo que graban a aquellos vehículos que no se detienen ante una señal de STOP.

Cuando un vehículo se salta un STOP la cámara de vigilancia remite las imágenes al Centro de Tratamiento de Denuncias Automatizadas (CTDA). Desde este centro se envía al titular del vehículo un requerimiento para identificar al conductor que cometió la infracción. Identificar al conductor es obligatorio; no hacerlo supone una multa de 600€ al titular sin posibilidad de pago reducido.

Cuánto tiempo hay que parar en un STOP para que no te multen

Las cámaras de DGT están configuradas para diferenciar entre aquellos vehículos que se detienen y los que solamente reducen la velocidad. Según la normativa vigente, una señal de STOP indica la «obligación para todo conductor de detener su vehículo ante la próxima línea de detención o, si no existe, inmediatamente antes de la intersección, y ceder el paso en ella a los vehículos que circulen por la vía a la que se aproxime«.

Para evitar una multa es imprescindible detener completamente el vehículo durante al menos tres segundos ante línea de detención. Este es el tiempo que se considera necesario para mirar a ambos lados de la calzada antes de reiniciar la marcha con seguridad. Si no paras completamente el vehículo o lo haces durante menos de tres segundos la cámara interpreta que no has respetado la señal, por lo que se emitirá la correspondiente denuncia.

Cámara DGT para multa por saltarse STOP
Así funcionan las cámaras de vigilancia que multan cuando te saltas un STOP
Scroll al inicio