Multas en Portugal

Aunque tenemos muchas cosas en común, las multas en Portugal tienen poco que ver con las de España. Los españoles suponemos en torno al 10% de los turistas internacionales que visitan Portugal cada año, y muchos nos desplazamos al país vecino en coche, por lo que es importante informarse bien antes de emprender el viaje.

Multas de velocidad en Portugal

En Portugal hay fundamentalmente tres límites de velocidad:

  • 50 km/h en vías urbanas.
  • 90 km/h en vías interurbanas (carreteras comarcales y nacionales).
  • 120 km/h en autovías y autopistas.

Las multas están graduadas en función del exceso de velocidad cometido, aunque el importe es variable (y generalmente mucho más elevado que en España):

  • En vías urbanas: hasta 300 € entre 51 y 69 km/h; hasta 600 € entre 70 y 89 km/h; hasta 1500 € entre 90 y 109 km/h; hasta 2500 € a partir de 110 km/h.
  • En vías interurbanas: hasta 300 € por excesos de velocidad de hasta 29 km/h; hasta 600 € por excesos de velocidad de más de 30 km/h y hasta 59 km/h; hasta 1500 euros por excesos de velocidad de más de 60 km/h y hasta 79 km/h; hasta 2500 € por excesos de velocidad de más de 80 km/h.

Multas de alcoholemia en Portugal

El límite máximo de alcohol en sangre en Portugal es de 0’5 mg/l. El importe de las sanciones de alcoholemia oscila entre 500 y 2500 euros. Las más graves conllevan además la retirada del permiso de conducir en el acto e incluso penas de prisión.

Pago de multas y retirada del carnet de conducir en Portugal

No existe la posibilidad de pagar las multas con una reducción del 50%; el pago voluntario es durante los 15 días posteriores, si no se procede al pago en ese periodo el importe puede incrementarse en función de las costas administrativas o judiciales.

En el caso de conductores extranjeros, se puede exigir el pago de la sanción en el acto o la entrega de un depósito en metálico, que se descuenta del importe final a pagar.

Las autoridades de tráfico portuguesas pueden retirar el permiso de conducir al infractor en el acto, decretando una retirada de un mínimo de cuatro semanas que solo tiene validez en Portugal. En estos casos el conductor debe reclamar que se devuelva su permiso cumplido el plazo y abonar la tasa de 15 euros una vez cumplida la sanción. Obtener un duplicado del permiso en España cuesta 20 euros, y es menos farragoso administrativamente.

Cuando la sanción no se notifica en el acto existe la posibilidad de pagar por transferencia. Para que el pago sea correcto es necesario indicar el número de acta de infracción administrativa Y enviar un justificante de la transferencia a la ANSR (Autoridade Nacional de Segurança Rodiviaria, equivalente a nuestra DGT).

La web de la ANSR solo está disponible en portugués, aunque las respuestas a las preguntas más frecuentes pueden consultarse en español: preguntas frecuentes ANSR.

Comentarios cerrados.