Multa por hablar por el móvil

La multa por hablar por el móvil es una de las más frecuentes (190.000 en 2015, más de 500 al día). Tanto su importe (200 euros, 100 con reducción) como la retirada de 3 puntos están pensados para disuadir al conductor, pero un 25% reconocen consultar el móvil mientras conducen. El artículo 18, apartado 2 del Reglamento General de Circulación establece que:

2. Queda prohibido conducir y utilizar cascos o auriculares conectados a aparatos receptores o reproductores de sonido, excepto durante la correspondiente enseñanza y la realización de las pruebas de aptitud en circuito abierto para la obtención del permiso de conducción de motocicletas de dos ruedas cuando así lo exija el Reglamento General de Conductores.
Se prohíbe la utilización durante la conducción de dispositivos de telefonía móvil y cualquier otro medio o sistema de comunicación, excepto cuando el desarrollo de la comunicación tenga lugar sin emplear las manos ni usar cascos, auriculares o instrumentos similares (artículo 11.3, párrafo segundo, del texto articulado).
Quedan exentos de dicha prohibición los agentes de la autoridad en el ejercicio de las funciones que tengan encomendadas (artículo 11.3, párrafo tercero, del texto articulado).

La prohibición no afecta solo a los móviles, y se puede sancionar el uso de cualquier dispositivo de comunicación, desde un MP3 hasta un GPS. El uso de cascos también está prohibido.

Cómo recurrir una multa por hablar por el móvil

Las multas por utilizar un móvil u otro dispositivo suelen imponerlas los agentes encargados de la vigilancia del tráfico, que siempre que sea posible detendrán al vehículo y notificarán al conductor en el acto. En estos casos es muy difícil recurrir, ya que el agente tiene presunción de veracidad.

Cuando no sea posible detener al vehículo en el momento de los hechos la multa será notificada al titular del vehículo, que está obligado a identificar al conductor. Incumplir la obligación de identificar supone una multa de 600 euros al titular del vehículo (estas multas son una forma legal de «comprar» puntos). Es muy importante que en la notificación al titular se aclare por qué no fue posible parar al vehículo e identificar al conductor en el acto, ya que los agentes están obligados a aclararlo en su boletín de denuncia. De no existir una causa justificada para no notificar la multa en el acto se podría alegar una irregularidad en la notificación que anularía la sanción.

Cuándo me quitan los puntos

Los puntos se retiran cuando la sanción es firme. Para ello tienen que cumplirse dos condiciones: que esté notificada y que esté pagada. Los plazos para recuperar los puntos comienzan a contar cuando se produce la retirada, por lo que se puede jugar con esta fecha en función de nuestros intereses: por ejemplo, si nuestro seguro tiene una prima por tener 15 puntos, podemos alargar el proceso unos días apurando el plazo para el pago con reducción, renovar el seguro con 15 puntos y pagar la sanción después.

Acerca de JA García García

Nací, crecí y me reproduje, pero no tengo intención de morir todavía. Aquí comparto consejos e información sobre multas de DGT (qué hacer, cuándo y cómo recurrir...).

Deja un comentario